Los encantados Parques de las Montañas Rocosas Canadienses

Montañas Rocosas Canadienses
Una estrella fugaz pasa sobre la isla Espíritu del lago Maligne, ubicado en el Parque Nacional de Jasper (Alberta, Canadá). Crédito de la imagen: Parques Canadá.

Adhiriendo a la celebración del sesquicentenario de la Confederación Canadiense, InnovaMag invita a sus lectores y simpatizantes a descubrir los atractivos turísticos de nuestro país, a través de una serie crónicas, que iremos presentando en el transcurso del año en curso.

El placer de viajar puede considerarse como una aventura disfrutable, que nos lleva a descubrir nuevos rincones de nuestro mundo, desconectándonos del lugar en el cual residimos. También puede resultar la perfecta excusa para escabullirse de las actividades rutinarias, encontrar la diversión o gozar de un merecido descanso.

Una de las alternativas a considerar, son las diversas actividades recreativas, que se pueden realizar en magníficos entornos naturales, como lo es el sistema de cordilleras de las Montañas Rocosas (o Rocallosas). Se extiende paralelamente a la costa occidental norteamericana, desde la frontera de las provincias canadienses de Alberta y Columbia Británica hasta el suroeste de los Estados Unidos (Nuevo México).

  • Parque Nacional de Jasper (Alberta).
  • Parque Nacional de Banff (Alberta).
  • Monte Robson (Columbia Británica).

Un destino turístico excepcional

En territorio canadiense, la cadena montañosa, sus glaciares, lagos, cascadas, aguas termales, cuevas calcáreas y cañones profundamente incisos, conforman un conjunto natural denominado Parques de las Montañas Rocosas Canadienses, que en 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El sitio se caracteriza por su belleza natural excepcional y biodiversidad, convirtiéndolo en uno los destinos turísticos americanos preferidos, que cada año atrae a millones de visitantes.

Entre las actividades recreativas, que ofrece el área de los parques, destacamos las siguientes:  senderismo, ciclismo de montaña, recorridas a caballo, paseos en canoa o barco, esquí, snowboarding (tabla sobre nieve), escalada en hielo, caminata en hielo y vuelos escénicos en helicóptero. Quienes deseen hacer un viaje en tren de manera muy confortable y con estilo, la opción es viajar en el Rocky Mountaineer. Este ofrece acceso a lugares, como los túneles en espiral, que no es posible recorrer en automóvil.

Los Parques de las Montañas Rocosas Canadienses albergan una inusual variedad de plantas y animales. Es altamente probable, que los turistas puedan observar animales salvajes, tales como: osos negros, borregos cimarrones (también conocidos como muflones canadienses), alces, venados, águilas doradas y ardillas. Además, el área ofrece la posibilidad de apreciar incontables especies de orquídeas.

Descubriendo maravillas con historia

El sitio de Burgess Shale es uno de los yacimientos de fósiles más importantes del mundo. Fósiles muy bien conservados muestran una fauna marina tan variada como abundante con predominio de organismos de cuerpo blando. Aparecidos poco tiempo después del rápido despliegue de la vida animal, hace unos 540 millones de años, los fósiles de Burgess Shale proporcionan evidencia clave de la historia y los inicios de la evolución de la mayoría de los grupos de animales, que hoy se conocen. Brindan una imagen más completa de la vida marina, que cualquier otro sitio para ese período de la historia de la Tierra.

Los siete parques de las Montañas Rocosas de Canadá constituyen un típico ejemplo de procesos glaciares significativos a lo largo de la línea de las cuencas hidrográficas en las rocas sedimentarias, notoriamente fragmentadas, plegadas y elevadas.

Pocos lugares del planeta con paisajes montañosos pueden competir con los siete parques de las Montañas Rocosas canadienses. En todo el mundo, la sola mención de Canadá evoca picos montañosos cubiertos de nieve y hoteles (o, mejor dicho, castillos) de los parques de Banff y Jasper. Más de nueve millones de personas visitan cada año los parques situados en la frontera de las provincias de Alberta y Columbia Británica.

La región cuenta con cuatro parques nacionales (Banff, Jasper, Yoho y Kootenay), que ocupan la mayor parte de los 22.990 kilometros cuadrados del sitio patrimonial mundial. Además, se suman los tres parques provinciales en Columbia Británica de los montes Robson, Assiniboine y Hamber.

El Parque Nacional de Banff fue construido alrededor de las aguas termales Cave y Basin, descubiertas por los trabajadores de la compañía ferroviaria Canadian Pacific, durante la construcción del tendido de vías férreas transcontinental, a principios de 1880. En 1885, la región se convirtió en el primer parque canadiense, anunciando el nacimiento de la red de parques nacionales.

Durante el medio siglo siguiente, el parque fue ampliado para abarcar un tesoro de maravillas naturales: los picos y laderas escarpadas cubiertas de coníferas, lagos y arroyos con gélidas aguas de color turquesa cargadas de limo, el vasto campo de hielo Columbia y el inextricable laberinto de las cuevas Castleguard.

El esquisto de Burgess, situado en el Parque Nacional de Yoho, contiene uno de los yacimientos de fósiles marinos de cuerpo blando más ricos del mundo, que data de mediados del Período Cámbrico, y cuenta con unas 150 especies, algunas de las cuales no tienen parecido alguno con los animales conocidos.

Fuentes consultadas: Destino Canadá / Parques Canadá.

Publicidad