Los misterios de la Atlántida

Atlántida
Representación artística. Fuente: Internet.

De los muchos misterios y leyendas, que han atraído la curiosidad de los hombres desde un tiempo inmemorial, uno en particular es de los más antiguos. Nos referimos a la tierra perdida de la Atlántida. Un supuesto continente, que acunó una civilización altamente desarrollada, y cuyos rastros se han perdido bajo los velos del tiempo.

Atlántida
Platón (427-347 a. C.).
¿Mito o realidad?

La leyenda de la Atlántida es tan antigua como los escritos de Platón, quien ya hablaba de ella en sus diálogos Timeo y Critias, hace dos mil cuatrocientos años atrás. El filósofo decía, que la Atlántida había desaparecido hacía unos nueve mil años antes de su época. Fue a partir de la mención de este sabio griego, que otros estudiosos y filósofos comenzaron a interesarse por este continente perdido. Sin embargo, otros lo tomaron como un simple invento de Platón para sus escritos.

Para los amantes de los misterios y los desconfiados de las hipótesis, que explican todo lo desconocido o inexplicable como inexistente, las preguntas surgieron para seguir hoy sin respuestas: ¿Dónde estaba realmente la Atlántida y quiénes la habitaban? ¿Qué maravillas albergaban sus hombres y sus ciudades? ¿Por qué de pronto desapareció y ya nada se supo de ella? Preguntas, que han rondado los espíritus curiosos desde hace miles de años.

Es muy poco lo que con certeza se sabe de este continente, si es que algo realmente se sabe. Más bien, lo que manejan los investigadores son una serie de supuestos en base a antiguos documentos y registros, que permitirían concluir con la existencia de esta civilización milenaria, que se habría ubicado en algún lugar de nuestro planeta, pero que habría desaparecido sin dejar rastros, y cuyo emplazamiento hoy desconocemos en absoluto.

A diferencia de lo que ha sucedido con otras civilizaciones como la de los mayas, aztecas, egipcios o mesopotámicos, que nos han dejado riquísimos documentos y restos de sus construcciones y ciudades, de los atlantes en cambio nada sabemos, porque nada ha quedado a la vista, aparentemente.

Las teorías esotéricas y la ciencia clásica
Los misterios de la Atlántida
Fuente: Internet.

Si atendemos a las posturas de algunos psíquicos y místicos, que fueron tal vez quienes primero intentaron explicar su desaparición, la Atlántida era un vasto continente habitado por una avanzada civilización, que sabía ya de técnicas como la energía nuclear, el rayo láser y los traslados interestelares en naves propulsadas con energía nuclear. Estos postulados esotéricos y pseudocientíficos tienen, sin embargo, sus detractores y sus contrapartidas en otros investigadores, que encaran el tema desde una perspectiva mas científica y convencional.

En efecto, un documental de la BBC de Londres realizado en 1997 por el periodista Graham Hancock detalla con gran rigor científico la posible existencia de esta civilización, aniquilada por una catástrofe de enormes proporciones, que afectó a todo el planeta. Hancock, periodista y también escritor, recoge numerosas referencias en un sinnúmero de religiones sobre lo que pudo haber sido precisamente esta civilización anterior y su desaparición posterior hace miles de años. Hancock explica la catástrofe, que destruyó la Atlántida, debida a un desplazamiento del eje magnético de la Tierra. Esto, habría producido inundaciones, terremotos y maremotos, que pudieron haber sepultado todo rastro de ese supuesto continente y sus habitantes. No obstante, afirma, algunos de ellos habrían logrado sobrevivir y continuar viviendo en el mundo posterior a este cataclismo, y fue a partir de ellos, que tuvimos noticias de los atlantes.

En realidad, la verdadera historia de este mítico lugar seguirá siendo un misterio para hombres de ciencia y espíritus inquietos, ya que hasta el momento ha sido imposible determinar siquiera su mera existencia. Aun así, y como el viejo proverbio nos dice “cuando el río suena, piedras trae”.

¿Es posible, que la Atlántida nunca haya existido? ¿Es posible que sabios como Platón hayan hecho mención a ella sin que su existencia hubiese sido constatada? ¿Es posible, que varias religiones hablen de hechos y lugares, que se relacionen con esta legendaria tierra solo por casualidad o coincidencia? Seguramente, que no. Es evidente, que algo hay detrás de todas estas menciones y leyendas, y tal vez, algún día lo sepamos y sus misterios queden desvelados.

Mientras tanto, lo que hace más atrapante aún a esta leyenda es, precisamente eso, su escurridiza y velada presencia a través de los milenios precedentes, que han contribuido a hacer de ella un misterio, que hasta ahora ha sido imposible descifrar.

Publicidad