Las modificaciones introducidas a la Ley de Ciudadanía

Ley de Ciudadanía
Diseño: InnovaMag.

Después de haber sido tratado por las dos cámaras del Parlamento Canadiense, el proyecto de ley C-6, que modifica la Ley de Ciudadanía y una ley conexa, recibió la aprobación real.

De acuerdo a Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá (IRCC), las modificaciones a la Ley de Ciudadanía toman en cuenta los compromisos del gobierno, al “simplificar el proceso de ciudadanía, mejorando la integridad del programa y a derogar algunas disposiciones de la ley, que establecen una distinción en el tratamiento de ciudadanos con doble ciudadanía con respecto a otros canadienses”.

¿En qué consisten esas modificaciones y cuándo entran en vigor?

De acuerdo a fuentes gubernamentales, algunas de las modificaciones introducidas han entrado en vigor a partir de la sanción real, mientras que otras tendrán efecto, luego de realizarse los cambios regulatorios requeridos y que la estructura organizacional ministerial esté adaptada “para facilitar la transición desde el lado de los solicitantes”.

Desde este 19 de junio, los solicitantes no están obligados a seguir residiendo en Canadá, después de haber obtenido la ciudadanía. El cambio supondría otorgar una mayor flexibilidad a los canadienses, que deban permanecer en el extranjero por razones personales o profesionales.

Las modificaciones, que han entrado en vigor de forma inmediata, incluyen la derogación de la facultad de revocar la ciudadanía de personas con doble ciudadanía “condenados por un delito contra el interés nacional”. Asimismo, se establece que las personas con doble ciudadanía, que residen en Canadá, que son acusados de un crimen “serán llevados ante la justicia canadiense como cualquier otro canadiense que infringe la ley”.

Otras modificaciones, que tendrían efecto legal desde fines del próximo otoño, suponen un mayor margen de maniobra a los solicitantes elegibles más jóvenes y de mayor edad, que quieren obtener la ciudadanía. En líneas generales, estos son los cambios introducidos:

1) Se reduce notablemente el tiempo, en que los residentes permanentes deben estar físicamente presentes en Canadá, antes de solicitar la ciudadanía. Desde ahora, las autoridades migratorias toman en consideración el haber acumulado tres de cinco años de permanencia continua en el país, en lugar de cuatro años de cada seis.

2) Se modifica la categorización etaria de los solicitantes, que deben cumplir los requisitos en materia de conocimientos lingüísticos y los referidos a la ciudadanía. En lugar de considerarse la franja etaria entre los 14 y 64 años, se tomará en cuenta la franja entre los 18 y 54 años.

3) Se tomará en cuenta una parte del tiempo, en que los solicitantes hayan estado en suelo canadiense en calidad de residentes temporales o personas protegidas, de acuerdo al cálculo del período de estancia requerido, según la exigencia de presencia física, con el propósito de obtener la ciudadanía.

 

Históricamente, la identidad canadiense está forjada por la importante contribución económica, cultural y social de los inmigrantes. Las modificaciones hechas a la Ley de Ciudadanía aumentarán la integridad del programa, mientras que flexibiliza el contexto que rodea a los requisitos de ciudadanía para los solicitantes elegibles, que de esta manera podrán continuar construyendo una vida próspera en Canadá.

Ahmed Hussen, ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía.

 Es preciso agregar, que otra serie de cambios entrarán en vigor en 2018, incluyendo “el fortalecimiento del proceso de revocación de la ciudadanía” por la designación de la Corte Federal como autoridad competente para el tratamiento la mayoría de los expedientes. En opinión de las autoridades federales esta nueva disposición “mejorará la equidad procesal del procedimiento”.
IRCC: Documento de información sobre el proyecto de ley C-6 EN | FR
Publicidad

1 Comentario