Atlantide, una moto submarina eléctrica autónoma

 

Atlantide es una moto eléctrica, que puede desplazarse bajo el agua, impulsada por una turbina hidráulica. Con su tecnología autónoma integral (para ser operada sin conductor), el vehículo está diseñado para mantener a los buceadores novatos a una distancia segura de los arrecifes de coral y proteger estos frágiles hábitats marinos.

Idea original y propósito

El concepto de la novedosa moto submarina es obra del visionario empresario e inventor canadiense Charles Bombardier, quien ha contado con la colaboración de Ashish Thulkar, un diseñador industrial originario de Bangalore (India), quien obtuvo una maestría en diseño industrial del Instituto Indio de Ciencias en 2014.

Es probable, que tanto buceadores novatos como inexperimentados puedan dañar los arrecifes de coral, simplemente por tocarlos o por acercarse demasiado a ellos. Atlantide sería una solución de transporte viable hacer posible una aventura submarina segura, que a su vez proteja estos ecosistemas marinos.

“Podríamos concebir un nuevo tipo de vehículo recreativo para explorar estos arrecifes desde una distancia segura, mientras se mantiene la experiencia de una aventura emocionante. La idea detrás de Atlantide es permitir la organización de visitas guiadas a los arrecifes de coral sin dañarlos.”

Fuente: Imaginactive.

¿Cómo funciona?

Cada moto submarina Atlantide estaría equipada con una batería orgánica a base de agua, que alimentará una turbina ubicada dentro de su casco. Al salir de la playa, la moto se conduciría como se hace habitualmente con una moto marina Sea-Doo, pero a una velocidad menor, permitiendo la reducción del consumo de energía. Al acercarse al sitio de buceo, el piloto tendría el control total del vehículo.

Una vez, que se llega al sitio de buceo, el piloto simplemente tiene que oprimir sobre el botón de buceo, ubicado en el tablero de control, para iniciar el programa de exploración del arrecife. Seguidamente, la moto Atlantide se sumergirá automáticamente usando los tanques del lastre controlables, situados en la parte delantera y trasera. El vehículo deberá ser capaz de detectar los arrecifes y estar programado para bucear lentamente, mantenerse nivelado, y permanecer a una distancia segura del fondo del mar para reducir las perturbaciones.

La Atlantide permitiría a sus pasajeros realizar un paseo guiado al lado de los arrecifes. mientras que los buceadores podrán explorar el área circundante a su propio ritmo. La información de buceo se mostrará en una pantalla de gran tamaño. La computadora de a bordo se aseguraría de que el vehículo no entrara en contacto con los corales u otros vehículos submarinos.

“Para permitir una mayor libertad de movimiento tanto al piloto como a su acompañante, los tanques de buceo estarían situados a bordo de la Atlantide. Por lo tanto, los buzos sólo tendrían que poner reguladores de aire y chalecos de buceo. Habría maneras de asegurar a los pasajeros al vehículo. La forma de la Atlantide tendría como objetivo minimizar el arrastre para reducir el consumo de energía.”

Fuente: Imaginactive.

Publicidad