El navegante Yvan Bourgnon y su reto altruista

2071


Con un gigantesco cuatrimarán se propone limpiar los mares de desechos plásticos

El navegante y aventurero franco-suizo Yvan Bourgnon, conocido por haber hecho una arriesgada vuelta al mundo de 30 mil millas en un catamarán no habitable sin GPS ni reportes meteorológicos, se dispone el reto de construir un gigantesco velero multicasco para limpiar los océanos de desechos plásticos.

El  cuatrimarán  (velero de cuatro cascos), al que ha denominado Manta, será de 60 metros de largo y 72 metros de ancho, y estará equipado con un innovador colector biomimético de 72 metros con la capacidad de recoger basura flotante sin dañar la fauna marina, y con el propósito de limpiar las zonas costeras, que supondría la solución más eficiente para hacer frente al problema.

Con su desafío en marcha, Yvan Bourgnon anhela frenar el crecimiento del llamado “continente de plástico”, que flota en el Pacífico Norte.

Los residuos extraídos de las aguas serán trasladados por cintas transportadoras a depósitos ubicados en los dos cascos centrales de la embarcación, con una capacidad de 300 metros cúbicos cada uno. Además, se utilizará una grúa se utiliza para recuperar residuos más voluminosos, tales como redes de enmalle a la deriva.

“Ocho (8) millones de toneladas de plástico se vierten anualmente en los océanos, principalmente por las comunidades costeras de todo el mundo. Es evidente, que hay que actuar contra la corriente: reducir y controlar totalmente los residuos plásticos producidos por nuestro consumo diario y usar materiales alternativos.

Por desgracia, los hábitos, las costumbres, la falta de recursos y la lentitud de las decisiones políticas, así como el aumento demográfico, no nos permiten esperar una mejora significativa de esta plaga hasta dentro de algunas décadas”.

Fuente: The Sea Cleaners.

El Manta navegará lentamente, aproximadamente a una velocidad de 2 nudos (a menos de 4 kilómetros por hora), para evitar la captura de mamíferos marinos. Para que esto sea posible, la velocidad del viento debe ser entre los 15 y 55 km/h, una configuración que, de acuerdo a lo expresado por Yvan Bourgnon, sucede alrededor de 300 días al año.

Yvan Bourgnon: “He decidido pasar a la acción para proteger los océanos”

El Manta tiene por misión descontaminar de residuos plásticos a océanos y mares. El trabajo de rastrillaje de los desechos tiene dos objetivos: El primero, es realizar un trabajo en las zonas más contaminadas, que se estiman en alrededor de 10 000 en todo el mundo – y realizar la recolección, mientras que los residuos no se encuentren muy fragmentados, lo cual relativamente facilitaría su recuperación. El segundo se centra en llevar a cabo una acción oportuna y rápida respecto a accidentes de contaminación, por ejemplo, cuando tienen lugar las grandes inundaciones.

De acuerdo a un estudio reciente de la Ellen MacArthur Foundation y la firma McKinsey  & Company, se estima que para el año 2050, la masa de plástico presente en los océanos será igual a la de los peces. De acuerdo con este documento, esta masa se triplicará entre el presente y el año 2050, de 150 a 750 millones de toneladas. Teniendo en cuenta esta información, Yvan Bourgnon estima, que ha llegado el momento “pasar a la acción” para proteger los océanos de este flagelo.

Para hacer realidad su proyecto, el navegante ha creado la organización privada sin fines de lucro  The Sea Cleaners  con la que busca apoyo económico a través de una campaña de financiamiento colectivo con el objetivo de alcanzar una recaudación de 150.000 euros antes del próximo 13 de diciembre.  Asimismo, Yvan Bourgnon ha asegurado que su iniciativa será presentada en la COP 22, que se celebra en Marrakech (Marruecos), entre el 7 y el 18 del mes en curso.